Teléfono erótico ama: Siéntete humillado por el terminal

La humillación que se obtiene a través de un servicio de teléfono erótico ama es una especie de humillación psicológica que está consensuada por ambas partes.

teléfono erótico amaEl objetivo de la misma es conseguir excitación erótica.

Este tipo de sensación se aplica tanto a la persona que humilla, como a la que es humillada, incluso a las 2 partes por igual.

Por eso, es posible encontrar desde un teléfono, en el que normalmente seremos humillados, hasta un teléfono en el que nos convertiremos en los humilladores, con un interesante cambio de roles.

Lo cierto es que la humillación es un tema bastante subjetivo que dependerá de lo que busque cada persona.

Así como sus necesidades y sus motivaciones.

Lo cierto es que no requiere de ninguna connotación sexual.

De la misma manera que ocurre con otras actividades sexuales, son los sentimientos que se producen, si determinan o no que es una humullación.

Morbo al otro lado del teléfono

La humillación erótica se puede obtener de manera física o verbal, pero, obviamente, aquella que se recibe a través del teléfono erótico ama se obtiene a distancia desde el medio telefónico.

Algunas personas prefieren adoptar un rol de actuación, mientras que otras tantas prefieren que les hablen de una manera denigrante.

Muchos de los clientes que se deciden a llamar a un teléfono erótico ama buscan como objetivo adquirir liberación emocional.

La humillación se puede convertir en un ritual y, a diferencia de otras preferencias sexuales, es posible llevarla a cabo a largas distancias a través del teléfono, o mediante videoconferencia.

Una forma diferente de hacerte una paja por teléfono, si te apetece probar una línea erótica diferente al resto.

Los métodos más comunes que se llevan a cabo en un teléfono erótico ama son la picota pública.

Pedirle al sumiso que adopte una posición de castidad, incluso que publique una imagen en la que se denote su estado, se otorgan tareas repetitivas y sin ningún tipo de sentido.

Se humilla al sumiso cambiando su información a lo largo de sus redes sociales, se le piden vergonzosas labores en las que el sumiso tiene que publicar fotos o vídeos siendo humillado, colocar su nombre, dirección, teléfono o datos laborales en diferentes medios, abuso verbal, entre otras prácticas.

Si quieres probar con el teléfono erótico ama, primeramente traza tus límites y después lánzate a disfrutar de la experiencia.

¿Hablamos?