Teléfono eróticos

¿Cómo son las mujeres que hay detrás del teléfono eróticos?

teléfono eróticos

Las mujeres del teléfono eróticos son muy especiales. Existe un error muy generalizado de pensar que cualquier persona puede llegar a trabajar en ese tipo de línea: que no hace falta ningún don, experiencia o facultad especial para poder hacerlo.

Sin embargo, si pensamos un poco, nos daremos cuenta de que eso no tiene ningún tipo de sentido. El teléfono erótico, como cualquier otro tipo de trabajo, exige que tengamos contentos a nuestros clientes para que nos vuelvan a llamar. Solo de esa manera conseguiremos mantener el servicio y realmente llegar a ganar dinero.

A continuación vamos a describir algunas de las características más especiales que las definen.

Simpáticas

A pesar de que no todas lo son, lo cierto es que la gran mayoría sí. Están perfectamente preparadas tanto para atender a nuevos clientes como a los ya habituales. Siempre tienen una simpatía innata gracias a la cual podemos olvidarnos de la estresante rutina diaria.

Aunque no es lo habitual, lo cierto es que podemos contar con ellas para solo hablar en el caso de que tengamos algún tipo de problema. Ellas son unas consejeras estupendas que pueden ayudarnos con casi cualquier tema.

Tono de voz adecuado

Desgraciadamente, si una mujer no tiene un tono de voz femenino, difícilmente se podrá dedicar a trabajar en el “teléfono eróticos”. Esto tiene su lógica. Normalmente los hombres sienten que su libido disminuye si están hablando con una mujer que tiene voz de tío.

Esto, en la vida real, no importa demasiado ya que tenemos el estímulo visual para disimular la voz. Sin embargo, en el mundo de la telefonía es mucho más delicado.

No obstante, siempre que escojamos a una chica en estos servicios, tenemos que saber que siempre van a ser lo más femeninas posible.