Llamadas hot

Descubre las ventajas de las llamadas hot

Las llamadas hot comprenden conversaciones subidas de tono (tan explícitas cómo queramos), susurros, gemidos, murmullos, oscuridad…

llamadas hotTener sexo telefónico es una experiencia muy interesante para aquellas personas que estén buscando nuevas experiencias, o, incluso, para mejorar la relación con la pareja. Lo cierto es que las llamadas hot comprenden una práctica mucho más común de lo que se piensa, aunque no se habla de ello porque es un tema prohibido en nuestra sociedad. No es que esté prohibido por ley, pero la mayoría de las personas lo consideran cómo tabú.

Principalmente nos ofrece estas 3 ventajas:

-El sexo telefónico despierta tu imaginación, pudiendo ser una buena práctica para mejorar una relación de pareja que se ha estancado en la rutina. Te puede ayudar a descubrir lo que te gusta en la cama, lo que quieres que te hagan y que nunca te has atrevido a expresar, incluso a conocer tu cuerpo en todo su esplendor.

-Supone una buena alternativa para las relaciones a distancia. Uno de los principales problemas de porque este tipo de relación no funciona es porque no se puede disfrutar del sexo cómo si tuvieras a un chico o a una chica a tu lado. Las llamadas hot ayudan a derribar fronteras, a poder llegar al clímax gracias a la ayuda de tu pareja, aunque no la tengas ahí físicamente.

-La tercera ventaja es que también resulta muy interesante para combatir la timidez que se produce en los encuentros presenciales. Si no eres muy dado a hablar con mujeres, si te da algo de vergüenza tocar los temas sexuales, si se te seca la boca, o si sientes nerviosismo en esos casos, las llamadas hot pueden ayudarte.

Y esto sólo es el principio. A todos nos atraen este tipo de llamada, pero pocos son los valientes los que dejan atrás sus ideas preconcebidas y se lanzan a vivir una aventura sin igual al teléfono.

Recuerda que las llamadas hot nunca sustituirán al sexo real, al de toda la vida, pero sí que pueden constituir un complemento de lo más interesante y satisfactorio.