Teléfonos Eróticos de Chicas Calientes

Teléfonos eróticos con servicio de chicas sin esperas

Algunos servicios de teléfonos eróticos tienen un servicio muy especial para atraerte una vez que ya ha acabado la llamada. Es común que, mientras estás en el trabajo o en algún sitio similar, recibas un mensaje erótico de una chica que te está esperando al teléfono.

teléfonos eróticos

Es cierto que si estás haciendo algo importante no vas a poder llamarla, pero te ayuda a incrementar las ansias para poder hacerlo. Imagina que estás teniendo un duro día en la oficina pareciendo que todo está en tu contra; tu jefe te recrimina algo que tu consideras injusto, tus compañeros no se están comportando de la forma correcta… e incluso tienes mucho trabajo acumulado de días anteriores.

Pero en ese momento es cuando sientes vibrar tu móvil en el bolsillo. Probablemente sea uno de esos SMS de publicidad sin sentido que acabas borrando sin ni tan siquiera verlo… pero no. A pesar de no tener registrado al destinatario del mensaje, se identifica en la primera línea como Ainhoa.

Por un momento no sabes quién puede ser pero ese nombre te resulta familiar. En ese momento es cuando te acuerdas. ¿No fue con una tal Noelia con la que estuviste hablando en los telefónicos eróticos habituales? Sí que lo es y no puedes evitar sonreír por ello.

¿Por qué son tan especiales los teléfonos eróticos con servicios de SMS?

Seguramente ya habrás podido deducir algunas ventajas de la pequeña historia anterior. Es un buen método porque nos permite calentarnos en cualquier momento… pero teniendo que esconderlo ante las demás personas. Este hecho consolida el concepto de estar jugando a algo prohibido, o algo que la sociedad considera como tal… lo que lo hace especialmente excitante.

Si la noche anterior te lo pasaste bien, piensa que las chicas te estarán mandando mensajes directamente desde esos números de “teléfonos eróticos” para que vuelvas a repetir esa experiencia. Pero mientras consigues un teléfono y el lugar perfecto para hacerlo, tu cabeza recreará de nuevo esa historia para tu disfrute.

Además, según numerosos estudios de expertos, aseguran que recibir un mensaje provoca una sensación de placer en nuestro cuerpo capaz, incluso, de generar adrenalina extra. En cuanto recibamos un sms de los teléfonos eróticos a los que podemos haber llamado, nos daremos cuenta de que esto se está cumpliendo. Lo único que tienes que hacer es resistir las ganas para que llegue la noche o que tengas un tiempo libre para llamarlas.

¿Cómo contratar un servicio SMS en teléfonos eróticos?

Esto ya depende exclusivamente del teléfono al que estés llamando. Lo mejor es informarse de si cuentan con este tipo de servicio y poder activarlo.

Pero existen otras empresas que consideran que ese servicio es muy útil para el cliente y lo activan automáticamente. Es decir: si llamamos desde una línea de teléfono móvil se quedará registrado nuestro número. La chica podrá saberlo y enviarlos mensajitos para que le volvamos a llamar.

Como podéis ver, es un servicio muy útil y altamente excitante.

Mi primera vez llamando a los teléfonos eróticos

Acababa de discutir con mi marido y me encontraba enfadada, rabiosa y tremendamente excitada cuando recurrí por primera vez a una línea de teléfonos eróticos.

teléfonos eróticos de chicas

Con el Manolillo entre las piernas

Estaba decidida a probarlo todo así que primero llame solicitando los servicios telefónicos de una señorita, siempre había querido saber que se sentiría al tener un orgasmo mientras una voz femenina me susurra con su voz dulce y sexy las guarradas más brutales al oído.

Tras una breve locución donde seleccioné los servicios que deseaba, me pusieron con una alegre melodía y me mantuvieron a la espera 4 minutos, estaba tan cabreada que no me preocupe en pensar el costo de la llamada y tampoco si mi marido lo vería a final de mes cuando llegase la factura, finalizado este tiempo se puso “Lobona la guarrona” Le explique todo lo que me había pasado esa misma mañana con mi marido, no sé si por desahogarme o si porque necesitaba que alguien me comprendiera, me escuchó con atención, me calmo y me relajo hasta el punto de ponerme a mil, casi sin darme cuenta estaba gimiendo de placer y no sabía cómo habíamos llegado a ese punto.

No recuerdo cuanto tiempo pase enganchada a ella, solo sé que cuando acabe me despidió con una voz dulce y sensual y yo me sentía completamente nueva.

Y llegó la factura a fin de mes…

Cuando llego la factura a fin de mes mi marido no me pidió explicaciones pero sabía que algo me ocurría, me dijo que si necesitaba recurrir a teléfonos eróticos podríamos hacerlo juntos en llamadas a tres que era mucho más emocionante y que podríamos hacerlo siempre que yo quisiera, a día de hoy mi matrimonio es plenamente feliz con “Lobona la guarrona” a nuestro servicio.