Líneas de sexo telefónico

Líneas de sexo telefónico: ¿Es para fracasados?

Ya sabemos cómo funciona nuestra sociedad: en el momento en el que una persona se encuentra con algo que no es capaz de explicar, dice que es para fracasados. Esto ocurre, por ejemplo, cuando estamos hablando de las líneas de sexo telefónico.

Es verdad que son un poderoso recurso platos aquellas personas que no consiguen ligar en su vida real… Sin embargo, no es el único uso que se le puede llegar a dar: lo cierto es que también puede ser complementado con un estilo de vida demasiado casquivano. Por ejemplo, no sería la primera vez que un hombre, después de ligarse a prácticamente una mujer durante cada noche, se aburre de hacerlo y decide hacer algo muy diferente. Puede que decida probar con las “líneas de sexo telefónico” porque sabe que aquí no se va a tener que esforzar ya que siempre habrá una mujer al otro lado que se va encargar de poder satisfacer sus necesidades, por muy excéntricas que estas pueden llegar a ser.

Además, otra de sus funciones es poder ayudarnos a vencer las barreras: por ejemplo, vamos a suponer que tenemos un problema y es que no somos capaces de poder hablar abiertamente sobre sexo. Esto puede pasar teniendo pareja, o bien intentando encontrar la perfecta para nosotros.

Los sexólogos apuntan a que el hecho de hablar de sexo con una desconocida a través de estas líneas es muy terapéutico. En un principio nos costará bastante, pero, como no tenemos que dar la cara, poco a poco, nos iremos sintiendo cómodos y expresaremos hasta nuestros deseos más ocultos, aquellos que no queremos que nadie conozca.

Por todas estas razones, las líneas de sexo telefónico penoso para un perfil de hombre o mujer en especial, sino por cualquier persona que quiere descubrir lo que ofrecen.

líneas de sexo telefónico