Follando teléfono

Mi experiencia follando teléfono

follando teléfono

Aunque le prometí que nunca contaría la historia, algo me dice que la tengo que compartir con todos vosotros. Una vez conocí a una chica muy especial que me enamoró desde el primer momento: era guapa, inteligente y tenía unos gustos muy parecidos a los míos.

Debo reconocer que me enamoré de ella desde el primer momento en la que la vi. El primer día fuimos a tomar un helado y me llamó la atención que su favorito fuera el de menta con chocolate (curiosamente el que yo siempre he odiado). Fue ese simple hecho lo que empezó a enamorarme.

No nos planteamos acostarnos juntos hasta que pasaron un par de meses. Es cierto que sentíamos esa atracción especial pero los dos compartíamos la idea de que, para experimentar las mejores sensaciones, era mejor esperar a que el deseo fuera incrementado.

Una noche, justo antes de que folláramos la primera vez, me confesó algo que le gustaba hacer la primera vez. A ella le gustaba estar follando teléfono; es decir, que la primera vez que se acostaba con los tíos le gustaba practicar cibersexo.

Según decía, le ayudaba a experimentar una experiencia increíble y así se le hacía mucho más fácil porque ella era un poco tímida a la hora de practicar ese tipo de experiencias.

Yo no veía ningún problema así que accedí. Ella me dijo que me fuera a mi casa y que ya nos llamaríamos desde ahí. Yo pensaba que iba a ser la típica tía frígida que apenas se bajaría las bragas… pero estaba muy equivocada. Nunca he oído tantas guarradas juntas.

No se si sería el tono de voz o la forma en la que decía todo… pero la cosa es que enseguida me la puso dura. Tuve que volver a su casa para follármela y correrme dentro.

Prueba una experiencia simillar follando teléfono si llamas al teléfono de la imagen.